Apis mellifera y su importancia en la apicultura

Contenido

CARACTERÍSTICAS GENERALES. 4

ORIGEN. 4

CUADRO TAXONÓMICO. 4

CARACTERÍSTICAS EXTERNAS  APIS MELLIFERA. 5

FORMAS DE ORGANIZACIÓN EN LAS COLMENAS 6

FISIOLOGÍA DE APIS MELLIFERA. 7

REPRODUCCIÓN DE LA ABEJA. 8

IMPORTANCIA DE APIS MELLIFERA EN LA POLINIZACIÓN. 9

LAS ABEJAS EN LA AGRICULTURA ACTUAL. 11

LA REGLA DE FARRAR EN LA APICULTURA. 12

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT DE LA ABEJA. 13

ALIMENTACIÓN DE LA ABEJA. 13

INICIOS DE LA APICULTURA. 14

ANÁLISIS DE DISTRIBUCIÓN DE FRECUENCIAS 15

BIBLIOGRAFÍA. 15

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TABLAS

Tabla 1 Taxonomía de Apis mellifera. 4

Tabla 2 ejemplo de la regla de Farrar con una población de obreras 12

Tabla 3 ejemplo de la regla de Farrar en una colmena con obreras y Pecoreadoras 12

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMAGENES

Imagen 1 Apis mellifera. 4

Imagen 2 Apis mellifera. 5

Imagen 3 Abeja reina con obreras. 6

Imagen 4 Reina (en medio) el zángano (izquierda) y obrera (derecha) 6

Imagen 5 Morfología de Apis mellifera. 7

Imagen 6 Ciclo de vida de Apis mellifera. 8

Imagen 7 Apis mellifera polinizando. 9

Imagen 8 Apis mellifera es utilizada en campos de girasol 11

Imagen 9 Colmena de Apis mellifera. 14

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Imagen 1 Apis mellifera

  (Francok35, 2017)

Regresar a la tabla de contenido

ORIGEN

La abeja europea (Apis mellifera), también conocida como abeja doméstica o abeja melífera, es una especie de himenóptero apócrito de la familia Apidae. Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía. Fue clasificada por Carlos Linneo en 1758. A partir de entonces numerosos taxónomos describieron variedades geográficas o subespecies que, en la actualidad, superan las treinta razas. Cuando un apicultor se refiere a sus colmenas en forma colectiva lo hace desde un concepto intuitivo de colectividad, al hablar de los componentes de un apiario, habla lógicamente del conocimiento de la biología de las abejas, cuya naturaleza social hace que el individuo, en sí mismo, carezca de valor en favor de la colectividad de las abejas. Este superorganismo se comporta con sinergia que es el efecto producido por la interacción entre los componentes de un sistema que hace que el todo sea más que la suma de las partes individuales.  (es.wikipedia.org, 2017)

Regresar a la tabla de contenido

CUADRO TAXONÓMICO

Taxonomía

Phylum

 Arthropoda

Subphylum

Mandibulata

Clase

Insecta

Subclase

Holometabola

Orden

Hymenoptera

Familia

Apidae

Subfamilia

Apinae

Género

Apis

Especie

Mellifera Linneo, 1758

 

Tabla 1 Taxonomía de Apis mellifera

Regresar a la tabla de contenido

CARACTERÍSTICAS EXTERNAS  APIS MELLIFERA

Las abejas melíferas viven en grandes “familias” y se encuentran en todo el mundo. La abeja de miel es el único insecto social cuya colonia puede sobrevivir muchos años. Esto es así porque se acurrucan juntos y comen de la miel para mantenerse vivos durante los meses de invierno. En una colmena encontramos zánganos obreras y la reina.

Se trata de un insecto de color pardo oscuro, de un tamaño aproximado de 1,5 centímetros las obreras, y 2 centímetros la reina y los machos. En la cabeza se encuentran dos ojos laterales compuestos de numerosas facetas y tres puntos brillantes en lo alto, que son los ojos simples (ocelos). La boca es de tipo lamedor.

En general, las abejas tienen una estructura larga llamada probóscide, con la que pueden ingerir el néctar de las flores. En los machos, las antenas están compuestas por 13 segmentos y en las hembras están compuestas por 12. Todas las abejas cuentan con 2 pares de alas; el par posterior es el más pequeño. En algunas especies las alas son tan pequeñas que imposibilitan a la abeja el vuelo, pero eso no significa que estén desprovistas.

El aguijón se llama ovipositor y forma parte en la reproducción de la abeja. Unida al aguijón se encuentra una bolsa que contiene veneno pero sólo las hembras pueden picar.

El tamaño es también variable. Para tener una idea, la especie de abeja más grande es la Megachile Pluto, pues la hembra llega a medir 3.9 centímetros. La abeja más pequeña es Trigona mínima, cuya longitud no supera los 0.21 centímetros.

Regresar a la tabla de contenido

 

 

Imagen 2 Apis mellifera

 

 

Regresar a la tabla de contenido

FORMAS DE ORGANIZACIÓN EN LAS COLMENAS

Resultado de imagen para colmena de apis mellifera con zanganos reinas y obreras

Imagen 3 Abeja reina con obreras.

 (Mirangels, s.f.)

Regresar a la tabla de contenido

·         Las obreras son hembras no fértiles que han transformado su ovopositor en un aguijón defensivo. Se encargan de las tareas de la colmena, como son la recolección de néctar y polen, limpieza, cría de las larvas y la propia construcción del panal mediante la cera que segregan.

 

·         Los zánganos, o abejas macho, proceden de huevos sin fecundar, por lo que su dotación genética es haploide (la mitad de cromosomas que el resto). No poseen aguijón y su papel se limita generalmente a aparearse con las reinas, muriendo tras la finalización de la cópula.

 

·         La reina es la única hembra fértil de la colmena. Ella pone los huevos de los que nacerán todo el resto de abejas. La diferenciación de las reinas se debe a que son alimentadas durante toda su vida con jalea real, a diferencia del resto de abejas, que únicamente reciben este producto durante los tres primeros días de su desarrollo. (Hernández, 2017)

La reina es la única hembra que puede ser fecundada por los zánganos; pone huevos fecundados, que dan origen a abejas obreras y huevos sin fecundar que dan origen a zánganos, por un mecanismo denominado partenogénesis.

Imagen 4 Reina (en medio) el zángano (izquierda) y obrera (derecha)

 (www.google.com.mx, s.f.)

Regresar a la tabla de contenido

FISIOLOGÍA DE APIS MELLIFERA

El cuerpo de la abeja se divide en tres partes como los insectos: cabeza, tórax y abdomen. Su cuerpo tiene un esqueleto externo quitinoso y duro cubierto con pelo denso. Tienen 3 pares de patas, 1 par de antenas y 2 pares de alza membranosa.

La cabeza tiene forma hexagonal en las reinas, triangular en la obreras y circular en el zángano; contiene los órganos de los sentidos: 2 ojos compuestos, uno a cada lado de la cabeza y 3 ojos simples (ocelos), ubicados en la parte superior de la cabeza; un par de antena de segmentos y muy flexible con una articulación como codo de humanos y aparato bucal. La boca es adaptada a la función de lamer y chupar (succionar) y consiste de la probóscide [a veces llamada lengua o glosa] con dos pares de maxila y labio cada uno con un par de palpo, y dos mandibulares (que se abre a lado) y encima un labro. Cuando la abeja se encuentra en reposo, todo este complejo bucal se halla replegado debajo de la cabeza y tórax.

El Tórax: La parte central, el tórax, se lo considera como el centro locomotor, puesto que está provisto de músculos fuertes y cortos, que aseguran el movimiento de las alas y el rápido desplazamiento por medio de sus patas. El tórax formada por tres segmentos, de adelante hacia atrás, protórax, mesotórax y metatórax, dándole el nombre a cada par de patas que se asientan en él y sosteniendo en su dos posteriores las alas.

Imagen 5 Morfología de Apis mellifera

 (Lopez , 2014)

Las seis patas poseen cepillos para recoger el polen; las patas delanteras llamadas “palmas” son limpiadoras especialmente para las antenas. Las patas en la mitad tiene en su parte inferior una punta o espolón recto para transferencia de las hojas de cera a las mandíbulas de la boca para preparar cera con la que construyen panales o cubren celdas con ninfas o miel madura. Las patas traseras, el tercer par, poseen las tibia ensanchada y con pelos formando una cestilla (o canasta), llamada corbícula en la que depositan y trasladan el polen desde la flor hasta la colmena.

El abdomen tiene 9 segmentos (anillos) retractiles de los cuales seis son visible (El segmento inicial es parte del centro del cuerpo); en el zángano 7 son visibles y tienen la forma de un barril. Cada anillo tiene dos partes, una de mayor longitud que la otra con parte dorsal más grande de la parte ventral. Los segmentos se unen entre sí por finas membranas de gran flexibilidad que le permiten alargarlo o contraerlo, lo que se observa en la respiración o por expansión cuando las abejas tienen mucho néctar dentro su bolsa melaria. En la parte inferior las obreras poseen 8 glándulas cerera y en su extremo superior están ubicadas las glándulas de Nasanof (arriba) el aguijón (abajo). Dentro el abdomen se encuentra el sistema digestivo mayor de la abeja. (food4farmers.org, 2017)

Regresar a la tabla de contenido

REPRODUCCIÓN DE LA ABEJA

La abeja es un animal ovíparo y sólo la reina puede aparearse y poner huevos. Una vez que un zángano logra copular con la hembra, ésta deposita los huevos con su ovopositor. 4 días después se produce la eclosión y pequeñas larvas comienzan a vivir, cuidadas por las obreras. La larva pasa por varias transformaciones antes de convertirse en abeja pero esto depende también de la especie.

Ciclo de vida

Cada casta tiene un tiempo o ciclo de desarrollo diferente, propio para cada especie y se cría en distintos tipos de celdas. El periodo de desarrollo en el caso de Apis mellifera es de 16 días para la abeja reina, 21 días para las obreras y 23 días para los zánganos. Para convertirse en reina, una larva debe ser nutrida con jalea real y ser alojada en una celda especial. También las larvas de las obreras comen en sus primeras fases jalea real, pero luego se les da otra dieta. Si una obrera come jalea real puede desarrollar sus posibilidades de poner huevos, pero no de aparearse con un zángano, por lo que sus huevos serán infecundos (es decir, darán lugar sólo a zánganos). Este fenómeno se puede producir en colmenas que han quedado privadas de reina.   

Regresar a la tabla de contenido

 

Imagen 6 Ciclo de vida de Apis mellifera

 (ecocolmena.com, s.f.)

 

 

Regresar a la tabla de contenido

IMPORTANCIA DE APIS MELLIFERA EN LA POLINIZACIÓN

 

El término polinización hace referencia al desplazamiento o trasiego del polen desde una flor que lo produce, a otra flor de su misma especie, en principio, que lo recibe. Este fenómeno tan sencillo a primera vista, trae asociado unas consecuencias inmediatas y de gran trascendencia, como son la formación del fruto, de una importancia vital en la agricultura, y la formación de la semilla, que le servirá al vegetal para perpetuar su especie y multiplicarse

En líneas generales, hay tres tipos de polinización: se llama anemófila cuando el polen llega a las flores transportado por el viento; hidrófila cuando el transporte lo realiza el agua, y por último zoófila cuando corre a cargo de un animal. Este último caso es mucho más frecuente y eficaz. Dentro de la polinización zoófila, sin duda la más importante es la entomófila, o sea, la polinización realizada por insectos polinizadores.

Así pues, las flores y los insectos constituyen el más claro ejemplo de mutualismo entre el reino animal y el vegetal. Miles de años de evolución los han adaptado mutuamente, de modo que ambos consiguen grandes ventajas con ello.

Imagen 7 Apis mellifera polinizando

 (doblandotentaculos.wordpress.com, 2017)

Regresar a la tabla de contenido

Dentro de los insectos polinizadores, los más eficaces pertenecen al orden de los himenópteros. En las zonas de clima templado se ha estimado que el 70-95% de los insectos polinizadores son himenópteros. Entre estos, cabe mencionar a las abejas solitarias, los abejorros y, sobre todo, a las abejas melíferas.

En cada ocasión en que una abeja recoge néctar de una flor o bien néctar y polen y se desplaza a otra para hacer lo mismo, realiza uno de los actos más importantes y beneficiosos para las plantas, la polinización. Entre la infinidad de insectos que participan en la polinización, la abeja melífera (Apis mellifera) es con mucho la más eficaz. Si hace varios años de cada cien insectos visitadores, las abejas constituían el 70-80%, hoy día, debido al progresivo retroceso de especies polinizadoras salvajes a causa de las condiciones ambientales, el porcentaje alcanza el 90-95% de todas las visitas de insectos. Por lo tanto, se puede considerar a la abeja como una profesional de la polinización.

 

Haciendo un recuento, vemos que en una colonia de medianas dimensiones viven unos 60.000 individuos, de los que 2/3 (unos 40.000 aproximadamente) más o menos salen todos los días a por polen y néctar, con una frecuencia diaria de 15 o 20 viajes, durante cada uno de los cuales visitan de 30 a 50 flores. Si hacemos los cálculos, para una sola colonia, en un día alcanzamos ya la magnitud de millones de flores visitadas diariamente. Si consideramos, por experimentos realizados, un radio medio de trabajo de 1.500 m, cada colmena se encargaría de 700 hectáreas de terreno. Si además tenemos en cuenta que cada flor cede a la abeja néctar en cantidades que se miden en miligramos, para cada kilo de miel hacen falta cientos de miles de visitas. Este rápido repaso nos puede dar una idea de la magnitud del fenómeno.

Concienciados sobre la importantísima función que desempeñan las abejas en la polinización, la Fundación Amigos de las Abejas, en colaboración con otras entidades, instala colmenares de polinización en zonas donde se observa un déficit de insectos polinizadores, y allá donde no acceden los apicultores profesionales por falta de rentabilidad, como ocurre en zonas de montaña con difícil acceso o que han sufrido incendios recientemente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar a la tabla de contenido

LAS ABEJAS EN LA AGRICULTURA ACTUAL

La agricultura es la primera y auténtica beneficiaria de los servicios prestados por las abejas. Su contribución en términos económicos es realmente significativa, hasta tal punto que la renta directa de la apicultura (miel, cera, polen y otros productos) pasa a un segundo término.

En España, los cultivos sometidos a polinización por abejas son principalmente los árboles frutales (almendro, melocotonero, cerezo, ciruelo, manzano, peral), las leguminosas forrajeras (alfalfa, trébol), las cucurbitáceas (melones, pepinos, calabazas, calabacines, berenjenas) y otros cultivos hortícolas (fresas, frambuesa, espárragos, zarzamora, tomate), las plantas para la extracción de aceite (girasol, colza), las fibras textiles (lino, algodón),  entre muchas otras, constituyen una lista parcial de vegetales que dependen necesariamente o al menos se ven favorecidos por la acción polinizadora de las abejas. De hecho, resultaría más sencillo citar solo los vegetales que no se ven beneficiados por la acción de las abejas.

Resulta ya indiscutible que las abejas, y con ellas los apicultores, participan en medida considerable en la producción agrícola. Gracias a este papel, el patrimonio privado de los apicultores se convierte en patrimonio público, dado que el beneficio derivado de su trabajo se deja sentir en toda la colectividad, estableciéndose así un lazo recíproco entre abejas, medioambiente, agricultura y ser humano, que debe ser protegido.

Regresar a la tabla de contenido

 

Imagen 8 Apis mellifera es utilizada en campos de girasol

 ( Montesinos Arraiz, 2016)

 

 

 

Regresar a la tabla de contenido

LA REGLA DE FARRAR EN LA APICULTURA

La apicultura es algo más que tirar humo a las abejas y extraer miel. Son muchas las estrategias, técnicas de manejo y planteos productivos que podemos tomar. Conocerlas nos hará mejores profesionales y marcarán el devenir de nuestro futuro como apicultores. Una de las notas más útiles para comprender los manejos es, sin duda, la conocida regla de Farrar. Dicha regla, acuñada por el entomólogo y apicultor estadounidense Clarence Farrar, es un principio que cuantifica la relación que existe entre la cantidad de cría operculada, la cantidad de obreras pecoreadoras y los kilos de miel que es capaz de acumular una colmena.

Básicamente la regla de Farrar dice que cuanto más aumenta de la población, mayor será la producción individual de cada abeja. Esto se expresa en un cálculo matemático que nos desvela la producción de miel estimada. Decimos que la capacidad de producción de miel es igual al cuadrado del peso de la población. Es decir, podemos llegar a determinar de una manera aproximada la cantidad de miel que podemos llegar a cosechar, y también comprender que el crecimiento de la población respecto a la productividad en miel no es lineal, sino exponencial.

Pongamos un ejemplo: Imaginemos que la Colmena-1 tiene una población de 3kg de abejas, su rendimiento en miel será entonces de 9kg (recordemos, 3kg de abeja al cuadrado son 9). Y la Colmena-2 tiene el doble de población, es decir 6kg de abejas. ¿Cuál será su rendimiento? La respuesta fácil sería decir 18kg, justo el doble que la Colmena-1, pero NO, según la regla de Farrar serían 36kg de miel (6kg de abeja al cuadrado):

La unidad de medida en que se basa la regla Farrar es de kilogramos (kg)

Total de obreras

10,000

20,000

30,000

40,000

50,000

60,000

Peso de la población

1kg

2kg

3kg

4kg

5kg

6kg

Rendimiento de miel

1kg

4kg

9kg

16kg

25kg

36kg

Tabla 2 ejemplo de la regla de Farrar con una población de obreras

Regresar a la tabla de contenido

Se basa en un principio de sinergia, quiere decir que a medida que aumenta la población de una colmena, en esta aumenta el número de Pecoreadoras fomentando a la vez el rendimiento individual de estas. Esto conduce a una mayor productividad de miel ya que son las Pecoreadoras las encargadas de recolectar néctar:

Total de obreras

 

10,000

20,000

30,000

40,000

50,000

60,000

 

Pecoreadoras

2,000

5,000

10,000

20,000

30,000

39,000

Porcentaje de Pecoreadoras

20%

25%

30%

50%

60%

65%

Peso de la población

 

1kg

2kg

3kg

4kg

5kg

6kg

Rendimiento de miel

 

1kg

4kg

9kg

16kg

25kg

36kg

Tabla 3 ejemplo de la regla de Farrar en una colmena con obreras y Pecoreadoras

Regresar a la tabla de contenido

La producción de miel es directamente proporcional a la población de abejas de una colmena. Una colonia fuerte tiene una proporción de abejas pecoreadoras mayor que una débil. (Por ello Farrar indica que una colonia de 60 mil abejas produce 1,54 veces más miel que 4 colonias de 15 mil y que una de 30mil produce 1,36 más veces que dos colonias de 15 mil).La relación cantidad de abejas adultas respecto a cantidad de cría disminuye con el aumento del tamaño de la población de la colonia.

La unidad de medida en que se basa la regla Farrar es de kilogramos (kg) (www.latiendadelapicultor.com, 2015)

Regresar a la tabla de contenido

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT DE LA ABEJA

La abeja está distribuida en todos los continentes con excepción de la Antártida. Suele vivir en zonas con vegetación ricas en flores y habita los agujeros de los árboles o los panales construidos en comunidad.

La abeja es famosa por su comportamiento altamente organizado y enfocado en el trabajo. Forma colonias constituidas por miles de individuos y cada uno de éstos tiene una función por realizar.

Cada colonia ocupa una colmena o panal  y en cada una cohabitan 3 tipos de abeja: la reina, las obreras y los zánganos. La abeja reina es la única que puede poner huevos y su función es solamente reproductiva. Las obreras son hembras estériles y se encargan de limpiar el panal, recoger el polen y cuidar a las crías. Por su parte, los zánganos, todos machos, se encargan de aparearse con la reina.

Algunas especies de abejas son agresivas y el ser humano ha aprendido a temerles. Suele suceder que la abeja muere después de picar, pues el aguijón se queda en la piel del afectado junto con parte del abdomen.

Un hecho interesante en el comportamiento se da en las abejas melíferas, que sostienen una forma de comunicación descubierta en la década de los años 70 por el investigador Karl von Frisch. De acuerdo con este descubrimiento, la abeja realiza una especie de danza con el objetivo de compartir información sobre la ubicación de las flores. Las obreras regresan al panal y comienzan a danzar arriba y abajo por la pared vertical. La distancia hacia las flores depende de la duración del meneo y del número de las agitaciones: mientras más lejos se encuentran las flores más larga es la línea del meneo y más lento es el ritmo de las agitaciones.

Regresar a la tabla de contenido

ALIMENTACIÓN DE LA ABEJA

La dieta de la abeja consiste básicamente en polen y néctar de las flores. Las obreras colectan agua también para diluir la miel almacenada y preparar el alimento de las larvas. En las abejas productoras de miel, la jalea real es consumida por la que será reina.

Requerimientos nutricionales de las abejas Las abejas, como todo ser vivo, necesitan de proteínas, carbohidratos, minerales, grasas, vitaminas y agua, para el desempeño de sus funciones vitales, obtenidos de la recolección de néctar, polen y agua. Es muy difícil establecer cuáles son las necesidades nutritivas de las colonias de abejas. Sus alimentos requeridos y las necesidades de nutrientes cambian con las fases de desarrollo en que se encuentran y las estaciones del año.

 Por otro lado, el comportamiento y biología de las abejas de ser autosuficientes y capaces de conseguir sus propios alimentos, hace que sea muy difícil saber hasta dónde los alimentos que están consiguiendo sean suficientes para llenar sus necesidades, y en qué proporción hacerlo, si se requiriese suplementarlos. Quizás lo más fácil sea hacer lo que comúnmente hacen los apicultores con cierta experiencia: en época de escasez de alimentos mantienen colonias de abejas en condiciones de población aceptables, es decir, no tienen colonias muy pobladas, porque habría que alimentarlas en mayor proporción; pero tampoco mantener colonias de abejas con poca población, ya que serían más susceptibles de tener problemas, como plagas y enfermedades. (teca.fao.org, 2012)

 

 

 

Regresar a la tabla de contenido

 

INICIOS DE LA APICULTURA

La abeja melífera existe desde hace unos 150.000 años. En aquel entonces, seguramente los hombres eran cazadores-recolectores de miel. El arte pictórico primitivo nos ha dejado escenas de aquella coexistencia.

 

Cuando una colonia tiene exceso de población, se divide por enjambración. Se construyen celdas de reina y se ponen huevos en ellas para que surja una nueva reina. Cuando las celdas están listas y operculadas, la vieja reina y la mayor parte de obreras salen de la colmena en busca de un nuevo hogar. Es en este momento cuando los apicultores pueden capturar una colonia y llevarla a una colmena preparada.

 

Una vez en una nueva colmena, comienzan a construir panales con la cera que exudan de una serie de placas localizadas entre los segmentos del abdomen. Cada panal se compone de una doble capa de celdas hexagonales. Hay dos tamaños de celdas: pequeñas, para criar abejas obreras y guardar el polen, y grandes, para criar abejas reina y zánganos, y guardar la miel.

 

 

Regresar a la tabla de contenido

 

Imagen 9 Colmena de Apis mellifera

 (materialdeapicultura.com, 2012)

 

 

Regresar a la tabla de contenido

ANÁLISIS DE DISTRIBUCIÓN DE FRECUENCIAS




 

 

 

 

 

 

 

Regresar a la tabla de contenido

BIBLIOGRAFÍA

doblandotentaculos.wordpress.com. (10 de 11 de 2017). Apis mellifera polinizando. Obtenido de Categoria: Animalismo: https://doblandotentaculos.wordpress.com/category/animalismo/

ecocolmena.com. (s.f.). CICLO DE VIDA DE LA ABEJA. Obtenido de ECOCOLMENA: https://ecocolmena.com/la-apicultura/

es.wikipedia.org. (16 de Octubre de 2017). Wikipedia La Enciclopedia libre . Obtenido de Apis mellifera: https://es.wikipedia.org/wiki/Apis_mellifera

food4farmers.org. (15 de 0CTUBRE de 2017). Abeja PDF. Obtenido de La Abeja de la Miel Apis mellifera: http://food4farmers.org/wp-content/uploads/2012/08/abeja.pdf

Francok35. (16 de Octubre de 2017). Pixabay. Obtenido de Apis mellifera: https://pixabay.com/es/insectos-hymenoptera-apis-mellifera-994221/

Hernández, J. G. (16 de Octubre de 2017). Apis mellifera, la abeja domestica curiosidades. Obtenido de Apolo: http://apolo.entomologica.es/cont/materiales/Triptico_Apis_mellifera_nivel2.pdf

Lopez , N. (03 de 06 de 2014). Morfologia de Apis mellifera. Obtenido de Trabajo Práctico: Morfología Externa e Interna de la Abeja: http://tgpaanatomiafisiologia.blogspot.mx/2014/06/morfologia-externa-e-interna-de-la-abeja.html

materialdeapicultura.com. (17 de 07 de 2012). Población de una colmena . Obtenido de Material de apicultura : http://materialdeapicultura.com/cajon-de-abejas/

Mirangels, E. (s.f.). Apis mellifera. Obtenido de Diario de un apicultor : https://www.google.com.mx/search?q=colmena++de+apis+mellifera&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwj8sJzZ7d_XAhUGzoMKHeayAD4Q_AUICigB&biw=1242&bih=636#imgrc=eYvUbzhJlbQBGM:

www.google.com.mx. (s.f.). Apis mellifera. Obtenido de LA FAMILIA DE LA APICULTURA : https://www.google.com.mx/search?q=colmena++de+apis+mellifera&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwj8sJzZ7d_XAhUGzoMKHeayAD4Q_AUICigB&biw=1242&bih=636#imgrc=jJlO7WI_GkS7DM:

www.latiendadelapicultor.com. (12 de 08 de 2015). La regla de Farrar. Obtenido de LA TIENDA DEL APICULTOR : https://www.latiendadelapicultor.com/blog/regla-de-farrar/

 

Regresar a la tabla de contenido

[i]



[i] JOSE MARCOS MURILLO HUERTA

COMPUTACION BASICA

murilloeme@yahoo.com